Los mejores hoteles de Turin

Turin

Vermut y chocolate

Turín, capital dela región de Piemonte, está rodeada por el magnífico paisaje de los Alpes, a orillas del río Po. Desde siempre, la ciudad ha sido conocida por su imagen industrial (se la denominaba capital del motor) pero ha conseguido reinventarse como una nueva ciudad orientada hacia la tecnología y la innovación. Además, tras los Juegos Olímpicos de invierno de 2006, ha experimentado un lavado de cara que ha resaltado su lado más interesante y atractivo.

La ciudad cuenta con una línea de metro y varias líneas de tranvía y autobús con las que podrás moverte con facilidad. También existe la opción de alquilar una bicicleta y pasear con ella por los numerosos carriles bici del centro de la ciudad, o la opción más económica y auténtica, que es explorar Turín a pie.

La famosa Mole Antonelliana se ha convertido en el símbolo de la ciudad y, gracias a su envergadura, puede verse desde todas partes. En ella se encuentra el Museo Nacional del Cine. Hay que destacar el Museo Egipcio, el segundo más importante del mundo tras el de El Cairo. Se encuentra en la Via Accademia delle Scienze, junto con la Galleria Sabauda. En la Piazza Castello te toparás con el Duomo que alberga en su interior la Capella della Sindone, o Capilla del Sudario, donde se guarda la Sábana Santa. Normalmente, se expone una réplica y la original solo se muestra cada 25 años. Para admirar las mejores vistas de la ciudad, tienes que subir a la Basilica de Superga; para ello, coge el tranvía en Piazza Modena, en el centro, hasta llegar a lo alto de la colina a las afueras de Turín.

Es imposible marcharse de Turín sin haber probado un delicioso chocolate típico de la ciudad. Entre las especialidades chocolateras se encuentran los gianduiotti, unos bombones hechos con azúcar, cacao y avellanas del Piemonte. 
Si eres un aficionado al vermut, tendrás que saber que nació aquí, en Turín, y podrás disfrutarlo en uno de los muchos bares de Piazza Vittoria Veneto y Piazza Savoia.



Publicidad