Los mejores hoteles de Meknes

Meknes

Meknès alcanzó su apogeo bajo el reinado de Mulay Ismail, que la hizo su capital. Este sultán alauí, contemporáneo de Felipe IV, embelleció Meknès dotándola de murallas con puertas monumentales, jardines, mezquitas, alcazabas y su primer palacio: Dar Kebira. El resultado es una de las ciudades más monumentales de Marruecos. Además de recorrer las murallas, callejear por la medina y regatear en los zocos, debes dirigirte a la plaza El Hedim, inmensa explanada particularmente animada por la noche. La puerta de Bab Mansour, de dimensiones colosales, está considerada una de las más bellas del país. El Museo Dar Jamaï fue construido por el visir Jamaï, y alberga una importante muestra de arte marroquí.
En la zona El Dlala, cerca de la mezquita se organiza todos los días a las 15h, menos los viernes, una subasta de alfombras y mantas beréberes. En el macizo del Zerhoun, a 26 kilómetros de Meknes, se encuentra Mulai Idriss, encantadora ciudad, escenario de uno de los moussem más concurridos. Cada año, en los meses de agosto o septiembre, miles de fieles peregrinan a Mulay Idriss, atrayendo también a viajeros interesados y dando lugar a un animadísimo evento con mucho color tradicional. ¡No te lo pierdas!

Publicidad